escudo
Banner

Usted está en: Asociación de la Prensa de Málaga | Inicio Noticias La Asociación de la Prensa de Málaga se une a la FAPE y a la FIP y reclama medidas de protección para las periodistas ante el acoso online

Más información en:

Siguenos en FACEBOOKlogo twitter         LinkedIn logo initials 

INSTAGRAM       YOUTUBE

 

25N | Recomendaciones sobre el tratamiento informativo

de la Violencia de Género

Banner Video 25N

 

Por un lenguaje más justo e inclusivo

#MujeresAPM 

Mujeres APM play 2

 

banner bases premios ciudad malaga

4 años de gestión

.

hoy cumplimos 114 años

banner carnet prensa

banner cuadro jurídico nuevo

banner cuadro médico 1

banner sala prensa

 banner bolsa empleo
             

La Asociación de la Prensa de Málaga se une a la FAPE y a la FIP y reclama medidas de protección para las periodistas ante el acoso online PDF Imprimir E-mail
Lunes, 25 de Noviembre de 2019 12:53

fip 25N

25/11/2019 | FAPE.- Con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, la Asociación de la Prensa de Málaga se une a la Federación Internacional de Periodistas (FIP) y a la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) para reclamar a los medios de comunicación que adopten medidas concretas para erradicar el acoso a las periodistas en las redes sociales y en sitios webs, uno de los problemas más graves que están sufriendo las trabajadoras del sector de la información y de la comunicación en el ejercicio de su profesión, dirigido a mujeres de todos los orígenes políticos, religiosos y étnicos.

Según la FIP, una de las dificultades a las que se enfrentan las mujeres es que no reciben el apoyo que deberían por parte de sus colegas y de las salas de redacción. Pocas denuncian los ataques y, si se denuncian, se toman muy pocas medidas.

Una encuesta de la FIP realizada en 2018 mostró que el 43% de las periodistas encuestadas habían sido sometidas al acoso online. También reveló que sólo la mitad de las víctimas de abusos en línea (53%) informaron de los ataques a la dirección de sus medios de comunicación, al sindicato o a la policía, y en dos tercios de los casos no se hizo nada.

"Uno de los aspectos principales del acoso online es que la persona a la que se dirige se siente aislada e impotente. Por lo tanto, se necesita una respuesta colectiva a través de políticas internas, legislación y señales externas de apoyo. Tenemos que apoyar a las periodistas que sufren acoso y decirles que no están solas. Únicamente si las profesionales se sienten protegidas podrán dar voz a la sociedad, a las mujeres que sufren maltrato. Las organizaciones de periodistas debemos contribuir a erradicar el acoso", dice María Ángeles Samperio, de la Asociación de Periodistas de Cantabria, presidenta del Comité de Género de la FIP, a la que pertenece la FAPE.

La FIP subraya que el acoso en línea es una cuestión de salud y seguridad y debe ser considerado como tal por la industria de los medios de comunicación, cuyos responsables tienen la obligación de garantizar un lugar de trabajo seguro y proporcionar un mecanismo sólido para que las mujeres sean protegidas cuando sean objeto de acoso y/o abuso en línea.

La FIP ha elaborado una guía que, entre otras recomendaciones, propone a los medios la creación de un grupo de trabajo para examinar las denuncias de acoso, prestar apoyo y organizar una respuesta al agresor.

La FIP invita a unirse a los 16 días de acción y campaña de las Naciones Unidas para la ratificación del Convención 190 de la Organización Internacional del Trabajo que aborda la violencia y el acoso en todas sus formas, incluida la ejercida de forma online.

Dicha convención, que fue aprobada por la OIT en junio del año en curso, se centra especialmente en la violencia por motivos de género, ya que las mujeres se ven mucho más afectadas por el acoso en el entorno laboral.

La FAPE solicitará al futuro gobierno español que ratifique la convención, que protege a todos los trabajadores independientemente de su estatus contractual: becarios, aprendices, personas en formación, despedidos, voluntarios y solicitantes de empleo.

Compartir en: