escudo
periodico
Prensa FM

Usted está en: Asociación de la Prensa de Málaga | Inicio Hemeroteca

Siguenos en:

Siguenos en FACEBOOKlogo twitter         LinkedIn logo initials

CABECERA II CARRERA DE LA PRENSA

Cartel de la Carrera de la Prensa

camera 01         medal-1622523 960 720       diploma-303427 960 720

FOTOS  CLASIFICACIÓN  DIPLOMAS

 

 

 agenda comunicacion
           

CUADRO JURIDICO

 bolsa empleo autonomo 2
             

 

banner fotos premios

 

banner manuel alcántara

Coremsa Formación
Formación Profesional A Distancia y Online

 

 

 

Logo_Antequera_Golf

Hemeroteca
Qué pasó con el Colegio de Periodistas de Andalucía

 Qué pasó con el Colegio de Periodistas de Andalucía

 


En los dos únicos congresos de periodistas de Andalucía, celebrados ya hace media docena de años en Sevilla y Málaga, se discutió acaloradamente sobre si el periodista es o no un trabajador más como otro cualquiera. La respuesta a este dilema no resulta un ejercicio retórico sino que puede venir a determinar casi todo el fundamento y peso de la profesión de periodista. El acuerdo de creación de un sindicato y de un colegio profesional fueron las respuestas a esta cuestión. El sindicato es ya una realidad y el Colegio se encuentra en dique seco por intereses espurios o por indolencia de los que tienen nuestra encomienda para sacarlo adelante.


El periodista es efectivamente un trabajador más pero no como otro cualquiera porque el resultado de su trabajo no es como el resultado de otro cualquiera. El periodista trabaja con el derecho que tienen los ciudadanos a recibir información veraz; con la configuración de la opinión pública que se forman esos ciudadanos de la parte de la realidad que se le transmite, lo que se conoce como noticia. Un periodista no es solo un asalariado que hace su trabajo y cobra a final de mes. En su tarea está comprometida su credibilidad, su honestidad, su propia persona. Es un trabajo de autor. En la fabricación de una silla o de un automóvil es la empresa constructora la que responde ante el cliente; en la fabricación de la información y de crear opinión, responde directamente el propio periodista en primera instancia. Los empresarios son los dueños de las empresas pero los periodistas somos los poseedores de la información cuya propiedad es del público que es quién tiene derecho a conocerla.

 

"Hay mucha plantilla fantasma y mucha estrella prometida"

  

De entender el trabajo del periodista en un sentido o en otro está dependiendo que el numeroso colectivo de profesionales sean conscientes de la situación y capaces de defender sus derechos, hasta ahora mismo muy poco representados y defendidos no por falta de voluntad sino por ausencia de mecanismos eficaces. A partir de aquí nos encontramos con un panorama poco alentador: escasísima atención de los empresarios a la titulación de las personas que contratan como periodistas, la creación de "plantillas fantasmas" mediante los alumnos becarios y en prácticas lo que está provocando una disminución de la contratación y un aumento de la precariedad laboral. Pero es que además en este oficio se da más que en ningún sitio el "síndrome de Estocolmo", o sea, identificarse con el patrón aunque esté pagando salario de miseria y haga trabajar catorce horas diarias. Unas veces por esto y otra porque en esto de la comunicación pública hay mucha "estrella prometida", lo cierto es que una multitud de jóvenes licenciados o de aprendices cobran un puñado de higos por sacarles las castañas del fuego a televisiones locales, emisoras municipales, vídeos comunitarios y un largo etcétera. Y para ilustrarlo un dato: mientras que los beneficios netos de todo el sector privado de la comunicación crece a un ritmo del 300 % cada seis años, el empleo total de periodistas en ese mismo periodo no supera el 2 %.

 

"Las nuevas tecnologías no han venido

en auxilio del periodista, sino de la

cuenta de resultados del empleador."

 

Todo este panorama provoca que cada uno venga haciendo la guerra por su cuenta y que en una actividad socialmente tan importante como la de periodista no exista un convenio marco para todo el sector. Ello está generando una atomización de contratos y "contratillos", sin nada en común que no sea la precariedad y la debilidad de la segunda parte contratante, es decir el periodista o el que hace de periodista, que ambos casos se dan.


Entre tanto observamos como a la intensa modernización tecnológica de los medios contrasta el escaso avance de la profesión en todos sus aspectos: laboral, profesional, intelectual, formativo, etc. Las nuevas tecnologías no han venido en auxilio del periodista, sino de la cuenta de resultados del empleador. El periodista ahora tiene que añadir a su trabajo redaccional manejar la cámara, editar los vídeos, sonorizar las informaciones, montarlas y así hasta convertirse en lo que una compañera llama, "el periodista orquesta".


Toda esta situación se desarrolla en un mundo laboral donde hay una falta de cobertura legal y mucha complicidad de las empresas y lo que es peor de algunos profesionales. Además el uso irracional de las tecnologías en la comunicación están velando el análisis crítico y sin él no hay periodismo en el sentido literal de la palabra.

 

"porque el trabajo del periodista es algo especialse hace preciso la creación sin más dilaciones del Colegio de Periodistas de Andalucía"

 


La salida a toda esta situación pasa por un lado por reforzar una organización adecuada que sea capaz de representar y defender laboral y sindicalmente a los periodistas luchando por mejorar sus condiciones de trabajo, lo que ya viene haciendo el Sindicato de Periodistas de Andalucía. Pero en segundo lunar y en el mismo plano, precisamente, por lo que decía más arriba de que el trabajo del periodista es algo especial se hace preciso la creación sin más dilaciones del Colegio de Periodistas de Andalucía, una organización de derecho público amparada por Ley, que deberá regular de alguna forma el acceso a la profesión, garantizar la autonomía profesional ante los distintos poderes, evitar el intrusismo, velar por la deontología y ética profesionales y en definitiva convertirse en el instrumento público mediante el cual el Estado (en este caso la Comunidad Autónoma) garantice el derecho a una información veraz, objetiva, pluralista a la que todos los ciudadanos tenemos derecho.


Los periodistas andaluces hemos pusimos la primera piedra en nuestro primer Congreso pero las otras piedras nos la están poniendo en el camino los poderes económicos y políticos y porqué no decirlo, con la connivencia de algunos compañeros que están más acomodados a la sombra del Poder que a la de sus compañeros de profesión.

 


Rafael Salas Gallego

 

 

 

 

 

 
El principito y los republicanos

Horacio Eichelbaum

(publicado en LA OPINION DE MALAGA el 9-5-05)

El anuncio de la llegada de un heredero/a coincide con el rebrote republicano al que asistimos desde hace un tiempo. No sólo levantan cabeza los `cabezotas´ de la vieja República (sin cumplir con el compromiso tácito de dejar `aparte´ a la actual familia real) sino que hay todo un movimiento de recuperación y `reutilización´ de símbolos y recuerdos de todo aquello que el franquismo intentó `borrar del mapa´. Hasta hace poco, estas rehabilitaciones históricas y descabalgaduras de monumentos ecuestres parecían un efecto bumerán del empecinamiento de Aznar por tener a España permanentemente acuartelada contra las exigencias de vascos y catalanes.
Cuando Franco murió, llegó la histórica transición de Adolfo Suárez: el `milagro´ de lograr, apoyado en la institución monárquica, que la `reforma´ democrática´ se pareciera lo más posible a una `ruptura´. Estas dos palabras señalaban proyectos opuestos: la idea de `reforma´ venía de las fuerzas políticas que pretendían la restauración de la democracia `después de Franco´ y que sobrevivían `dentro´ del régimen; la de `ruptura´ era la gran bandera de la oposición clandestina, protagonizada principalmente por los comunistas y en la que un puñado de socialistas `radicales´ se preparaba para controlar al PSOE. Muerto el dictador se abrió la compuerta a la oposición clandestina, en forma gradual pero bastante aceleradamente. Los votantes, que no tienen un pelo de tontos, dejaron que Suárez diera los primeros pasos y sólo en una segunda etapa se permitieron probar suerte con los socialistas, tras esperar a que éstos se hicieran `reformistas´. El secreto del éxito de aquel proceso fue que hizo lo más parecido a una ruptura pero sin ruptura.
En esta segunda etapa socialista parece que para la sociedad española el tema central no está en las exigencias catalanas o vascas, en la reforma de la Constitución, en la nueva relación con Europa y con Estados Unidos, ni mucho menos en el matrimonio entre homosexuales o la desmadrada reacción de los obispos. El eje de la cuestión es aquella `ruptura frustrada´. Cuando se echa abajo una estatua de Franco quizás el mensaje escondido vendría a ser más o menos éste: "todavía no lo matamos" dicho sea en el sentido psicológico de `matar al padre´. Estos `Francos destronados´ vienen a borrar manifestaciones multitudinarias en la Plaza de Oriente. Ha pasado suficiente tiempo como para que los que estuvieron allí, más los que aplaudían al régimen desde sus casas o lo `dejaban hacer´ desde sus silencios, puedan autoconvencerse de que no tuvieron `nada que ver´, o hayan conseguido borrar los recuerdos ingratos.

Para que todos podamos ser demócratas convencidos nos estará haciendo falta esta terapia de tirar estatuas y de exhumar injusticias y persecuciones.
Claro que es un experimento peligroso puesto que este `corrimiento´ de la sociedad hacia una ideología republicana y democrática light (¡y que conviva con la monarquía!) puede dejar a muchos fuera de juego y regenerar a una ultraderecha que sólo sobrevive en estado latente.
Esta `purificación por el recuerdo´, que tal vez viene a ocultar la `purificación por el olvido´, puede ser el tema clave porque subyace bajo todos los otros. Entre los demonios y fantasmas del pasado que estamos intentando exorcizar figuran los catalanes, los vascos, los vecinos europeos, los homosexuales, los obispos Para todas estas cuestiones había un modo de enfocarlas `franquista´ y otro `antifranquista´. En estos 30 años se han ido mezclando, pero apenas rascamos un poco vemos que aún están mucho menos mezclados de lo que imaginábamos. ¿Será ésta la tan prevista y nunca vista `segunda transición´? ¿Cuánto de republicana tendrá la sociedad a la que asome el heredero/a?

 
Escribe Paco Lancha

 

 

Málaga tiene la solución 

 

Francisco Lancha. Periodista

(artículo publicado en DIARIO SUR el 9-5-05) 

 

         Rodríguez Zapatero ha enviado a dos de los pesos pesados de su cuadra, Miguel Angel Moratrinos y José Bono, a Estados Unidos con la peliaguda misión de convencer a dos contrincantes bien fajados: objetivo, recomponer las maltrechas relaciones entre Washington y Madrid. Parece haber elegido el momento propicio, pues da la impresión de que el presidente USA, George W. Bush, ha efectuado un giro en su posición y se muestra como más receptivo. Coinciden en ello los analistas políticos que, incluso, parecen otorgarle mayor credibilidad. Bush “disfruta” de su segundo mandato que, según la creencia extendida, propicia que los mandatarios USA se abran más y escuchen con respeto, como aquí hacemos con el cante. No se espera que emule al rey granadino del romance (“Ay de mi Alhama”), y como éste, eche las cartas (navíos) al fuego y degüelle al portador (ministros), y deje en el olvido  esa terrible frase acusativa de los poderes públicos de “matar al mensajero”, acuñada en el siglo pasado por su compatriota, el periodista William J. Small, en defensa de la libertad de expresión.

         El primer asalto le tocó a Miguel Angel Moratinos, que se enfrentó a la Thatcher norteamericana, como llaman a la señora Rice. Fue duro, durísimo. Receloso. Por ambas partes. No hubo entrecruzar de guantes, entrándose rápido en la estrategia de estudiar al contrario.  Fue un “match” de tanteo. El ministro apunto algunos golpes, que se estrellaron en los guantes. Fue ágil en el juego de piernas. Pese al “baile”, no pareció intimidar a su oponente, que se cubrió sin dejar un solo resquicio al descubierto que permitiera lanzar un golpe efectista. Y así, hasta completar el combate, que fue declarado nulo. En resumen, Moratinos no consiguió abrir brecha en la cerrada guardia de su contrincante.

         La pelea de Bono fue más abierta. Ambos contendientes establecieron  una línea de respeto que guardaba la distancia. Más pareció un combate de exhibición que una lucha por el triunfo. El titular de Defensa español usó hábilmente su talante y practicó un  juego de cintura preciosista que le permitió esquivar con acierto los intentos de su colega norteamericano, Donald Rumsfeld que, bien es verdad, tampoco se empleó a fondo. El secretario de Defensa USA también recurrió a la técnica del talante. Los jueces declararon nulo el combate y dejaron abierta la fecha para un próximo encuentro y por decidir el escenario.

         Se nos ocurre que quizá en una próxima visita, Moratinos debe cambiar de segundos que aporten argumentos  más sutiles, que lleguen a la fibra sensible de la enrocada secretaria de Estado, que seguro que la tiene. Y esos segundos y argumentos salvadores, puede proporcionarlos Málaga.

          Pero no nos precipitemos y vayamos por parte. Veamos, desde la Málaga cantaora, al decir de Machado, le ofrecemos al atribulado Gobierno varias cartas. Si Moratinos las juega sabiamente, seguro que los USA cambian como de la noche al día y George (Bush) con su querida e inseparable Laura captados por el “glamour” del poder, seguro que remedan al inefable Bill (Clinton) y deciden, como éste, venir hasta Granada para arrobarse con el atardecer de La Alhambra…

         Por ejemplo, sugerimos que Moratinos ofrezca a Condoleezza una plaza de privilegio en el programa vespertino de Canal Sur en el que Juan y Medio, experto en la sociología de la comunicación, arregla parejas angustiadas por la soledad, donde seguro que la americana encontrará a un mozo senequista y singular que, con arte y maneras andaluza, la lleve y la traiga por nuestros lares: dieta mediterránea, monumentos históricos y naturales, paisajes singulares, romerías, ferias… Seguro que ve las cosas como Dios manda e incluso sonrie. Más de uno lo agradecería. Y hasta es posible que la señora viese el viejo mundo de otros colores que el rojo.

         Eso como entrada. Luego la carta de los dineros que generosamente mandaron los malagueños para contribuir a la causa de los colonos en su lucha por la independencia de Inglaterra, guerra en la que Francia, aliada de los pioneros, metió a España.

         Lo de los dineros no es verdad, pero es bonito. Es una leyenda que gusta. Afirma que la catedral quedó inacabada porque los millones de reales previstos para terminar la torre que falta fueron enviados para allá. No es cierto. El padre Andrés Llorden aclaró en su tiempo que la torre no se terminó porque se fastidiaron los arbitrios (medio real por arroba) que grababan las mercancías (pasas, vinos y aceites) que se exportaban por el puerto de la capital, así como por los de Vélez, Marbella y Estepona, situación a la que condujo la crisis económica que padeció Málaga a causa del declive de las exportaciones, época coincidente con la Guerra de la Indepedencia norteamericana,

           Seguro que esta historia la desconoce la pragmática Condoleezza Rice. Pondría la mano. Moratinos, pues, debe hacerla valer. Los norteamericanos, en el fondo, son unos sentimentales. Además, ¿no es la diplomacia el arte de lo imposible?

         Y ya puestos, como ayudantes de José Bono en sus negociaciones con Rumsfeld, proponemos que se haga acompañar de dos de los mejores vendedores del mundo: Vicente Pitarch Ortiz, malagueño por decisión propia, con experiencia negociadora con los norteamericanos al más alto nivel y capaz convertir en un alegre pueblo andaluz la terraza de cualquiera de los rascacielos de Manhattan, incluyendo plaza empedrada y torre con histórico reloj. El otro asesor podría ser  Alberto Ximénez Sánchez, que a poco que lo dejen meter baza, coloca a la Cortina del Muelle como telón del escenario del teatro más señero de Broadway.

         A lo mejor, con un poco de suerte, se elimina el maldito problema de las relaciones y Rodríguez Zapatero se puede hace la foto en el rancho tejano del inquieto líder de los Estados Unidos.

 

 
Gabinete jurídico de la Asociación

La Asociación de la Prensa de Málaga dispone del asesoramiento jurídico de una de las más prestigiosas firmas de abogados del mundo.

Díaz-Bastien & Truan Abogados fue fundada en Madrid en 1978 por Héctor Díaz-Bastien, Ernesto Díaz-Bastien y Conrado Truan.

Desde entonces la firma ha experimentado un crecimiento constante. En 1981 abrió despacho de Marbella, el cual es actualmente uno de los más prestigiosos de la Costa del Sol.

En 1987, la firma se estableció en Londres para asesorar tanto en derecho español como en contratos, transacciones y procedimientos internacionales.

Leer Convenio: CONVENIO DE ABOGADOS.doc

Visita la página aquí

 
La Libertad de Expresión

 

 

La libertad de Expresión en la democracia mediática

Carlos Pérez Ariza

La libertad de expresión es uno de los cimientos del sistema democrático de gobierno. En nuestro caso particular, ha costado décadas conseguirla. La Constitución de 1978, vigente en España a todos los efectos, consagra el derecho a dar y recibir información veraz por cualquier medio de difusión.

 

 

 

 
<< Inicio < Prev 21 22 23 Próximo > Fin >>

Página 23 de 23