FOTO: EPA-EFE/Mauricio Dueñas Castañeda, tomada de la web de la IPI.

FAPE.- La Federación Internacional de Periodistas (FIP) se ha unido a otras ocho organizaciones internacionales de prensa  para pedir  a los líderes europeos que protejan el libre flujo de información y que garanticen la libertad de los medios a medida que los Estados se esfuerzan por abordar la pandemia de Covid-19. Además, piden a la UE que declare el periodismo y el libre flujo de información como servicios esenciales para contener la pandemia en Europa.

Con este fin, la FIP, ARTÍCULO 19, la Asociación de Periodistas Europeos (AEJ), el Centro Europeo para la Libertad de Prensa y Medios (ECPMF), la Federación Europea de Periodistas, Free Press Unlimited (FPU), Índice de censura, el Instituto Internacional de la Prensa (IPI) y Reporteros Sin Fronteras (RSF) han enviado una carta abierta a Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea; Charles Michel, presidente del Consejo Europeo; y, David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo. La misiva dice así:

“Estimados Presidentes de la Comisión Europea, el Consejo Europeo y el Parlamento Europeo,

Nosotros, las organizaciones que suscribimos la libertad de prensa y la libertad de expresión, estamos escribiendo para expresar nuestras profundas preocupaciones sobre los peligros de los gobiernos que aprovechan la pandemia de Covid-19 para castigar a los medios críticos e independientes e introducir restricciones en el acceso de los medios a la decisión del gobierno hacer y actuar.

El flujo libre de noticias independientes es más esencial que nunca, tanto para informar al público sobre medidas vitales para contener el virus como para mantener el escrutinio público y el debate sobre la idoneidad de esas medidas.

A este respecto, apoyamos la declaración conjunta de los tres relatores especiales mundiales y regionales para la libertad de expresión, David Kaye (ONU), Harlem Désir (OSCE) y Edison Lanza (OEA), en el sentido de que el “derecho a la libertad de expresión, ……, se aplica a todos, en todas partes, y solo puede estar sujeto a restricciones estrictas “.

Si bien apreciamos que se necesitan ciertas medidas de emergencia para combatir la pandemia, todas esas medidas deben ser necesarias, proporcionadas, temporales, estrictamente limitadas en el tiempo y sujetas a un escrutinio regular, para resolver la crisis de salud inmediata. Desafortunadamente, numerosos gobiernos de todo el mundo ya están utilizando la pandemia para reclamar poderes excesivos que pueden socavar las instituciones democráticas, incluida la prensa libre. Estos desarrollos peligrosos podrían sobrevivir fácilmente a la actual crisis de salud a menos que actuemos con urgencia para detenerlos.

Esta semana, el gobierno húngaro está exigiendo una extensión indefinida del estado de emergencia y el poder de imponer penas de prisión de hasta cinco años a periodistas y otros por promover información falsa relacionada con COVID-19.

Nuestras organizaciones son muy conscientes de los peligros de la desinformación y de cómo es utilizada por grupos sin escrúpulos para propagar el pánico y la división. Sin embargo, esto no justifica los poderes draconianos que corren el riesgo de ser utilizados contra periodistas cuyo trabajo es indispensable para proteger la salud pública y garantizar la rendición de cuentas.

No sorprende que Hungría, con su historial de socavar la libertad de los medios de comunicación, sea el primer estado miembro de la UE en tomar un poder tan extremo y oportunista. Los pocos medios de comunicación independientes que quedan en el país son regularmente atacados y acusados de difundir “noticias falsas” por plantear preguntas simples sobre la preparación y la estrategia del gobierno para hacer frente a la pandemia. Si se aprueba, esta nueva ley otorgaría al gobierno húngaro una herramienta conveniente para amenazar a los periodistas e intimidarlos para que se autocensuren. Tememos que este sea un paso hacia la represión completa de la libertad de los medios en Hungría que podría sobrevivir a la pandemia.

Si esta ley se aprueba, sentaría un precedente terrible para otros estados miembros de la Unión Europea tentados a seguir el ejemplo de Hungría (existen signos preocupantes también en otros estados) y dañaría indeciblemente los derechos fundamentales y la democracia, además de socavar los esfuerzos para poner fin a la pandemia .

En segundo lugar, nuestras organizaciones también están preocupadas por la proliferación de medidas de vigilancia mejoradas introducidas para controlar la propagación del virus. Si bien entendemos los beneficios potenciales, el uso de la vigilancia debe tener una supervisión adecuada y estar claramente limitado a enfrentar la pandemia. La vigilancia sin control pone en peligro la privacidad y los derechos de datos, mientras que la capacidad de los periodistas para proteger las fuentes se ve socavada y aumenta la autocensura.

En tercer lugar, nuestras organizaciones están preocupadas por el acceso de los medios a funcionarios gubernamentales, tomadores de decisiones, expertos médicos y aquellos en la primera línea de la pandemia. Muchos países han introducido restricciones a la libertad de movimiento que insistimos que no deben usarse para evitar que los medios sean testigos de la crisis.

Al mismo tiempo, muchos gobiernos están restringiendo el acceso a los funcionarios al reducir la presencia física de los periodistas en las conferencias de prensa. Eslovenia y la República Checa, por ejemplo, anunciaron terminarlos por completo. No se debe permitir que tales medidas restrinjan el escrutinio mediático del gobierno.

Estamos en las primeras etapas de la pandemia donde, en su mayor parte, los gobiernos y los medios de comunicación están cooperando estrechamente mientras luchan por responder a esta amenaza sin precedentes para la salud pública. Ambos tienen el deber de garantizar que el público esté plenamente informado y que la respuesta a la pandemia sea lo más efectiva posible.

Sin embargo, somos muy conscientes de que a medida que persista la crisis, aumente el número de muertos y se generalicen las pérdidas de empleos y una cierta recesión mundial, las acciones y decisiones del gobierno serán objeto de un intenso examen. La tentación de algunos gobiernos de abusar de los nuevos poderes de emergencia encontrados para sofocar las críticas será, en algunos casos, abrumadora. No se puede permitir que esto pase.

En un período en que los derechos fundamentales de nuestros ciudadanos están suspendidos en Europa, la necesidad de un escrutinio mediático para garantizar que no se abuse de estos nuevos poderes es más fuerte que nunca.

Por lo tanto, le pedimos que utilice el poder de sus oficinas para garantizar que se garanticen los derechos humanos fundamentales y la libertad de prensa a medida que la Unión Europea se esfuerza por hacer frente a la pandemia

En particular le pedimos:

+ Oponerse firmemente a las medidas adoptadas actualmente en el parlamento húngaro y dejar en claro que la Unión Europea no aceptará la aplicación de la legislación de emergencia que socava los derechos humanos fundamentales y las libertades de los medios

+ Exigir que los gobiernos garanticen el pleno acceso de los profesionales de los medios a los tomadores de decisiones y actores en la primera línea de la crisis de salud, así como a los trabajos más amplios del gobierno,

+ Declarar el periodismo y el libre flujo de información como esenciales para los esfuerzos de Europa para contener la pandemia de COVID-19

Saludos cordiales”,

ARTÍCULO 19
Asociación de Periodistas Europeos (AEJ)
Centro Europeo para la Libertad de Prensa y Medios (ECPMF)
Federación Europea de Periodistas
Free Press Unlimited (FPU)
Índice de censura
Federación Internacional de Periodistas
Instituto Internacional de la Prensa (IPI)
Reporteros sin fronteras (RSF)