ÑITO SALAS - Interior de una farmacia malagueña durante el confinamiento.

DIARIO SUR | Fernando Torres.- El confinamiento decretado durante el estado de alarma por la pandemia de coronavirus Covid-19 afecta especialmente a las víctimas de violencia de género. En las administraciones son conscientes de ello, y desde que se activaron los mecanismos oficiales, desde el Ministerio de Igualdad y las comunidades autónomas se han establecido diferentes medidas para evitar que la convivencia forzosa con el maltratador ponga aún más en peligro. Tras establecer un sistema de aviso telemático y con geolocalización, ahora el Instituto Andaluz de la Mujer ha habilitado un nuevo sistema para que las mujeres pidan ayuda en las farmacias sin levantar sospechas: basta con decir las palabras ‘mascarilla 19’.

Gracias a un acuerdo del IAM con el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, este sencillo código servirá para activar los protocolos de violencia de género. Esta medida se implantará, según han informado este miércoles desde la Junta de Andalucía, el próximo lunes 30 de marzo, y lo hará en las 3.878 farmacias de la región.

Una vez se pronuncian estas palabras, el personal de la farmacia en cuestión avisará al 112. El Instituto Andaluz de la Mujer ha establecido un protocolo de actuación que el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos distribuirá entre todos los colegios provinciales así como en las 3.878 farmacias andaluzas. Además, en estos establecimientos se colocarán carteles informativos en lugares visibles y estratégicos para una mayor difusión. Por su parte, el IAM publicará este iniciativa en sus redes sociales así como su página web.

Al respecto, la directora del IAM, Laura Fernández, ha explicado en un comunicado que «esta iniciativa fue una de las recibidas en la reunión urgente de la Conferencia Sectorial celebrada el pasado viernes entre el Gobierno y el resto de comunidades autónomas». Por tanto, ante una situación «excepcional», los organismos que están «en primera línea luchando contra las violencias machistas» deben trabajar «de forma coordinada» y estar preparadas para atender a más mujeres que ven agravadas su situación de violencia por el aislamiento y la convivencia continua con su agresor. En un comunicado, Fernández agradece la colaboración y apoyo del Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y destaca la importancia de buscar «estrategias» para que la administración siga acercándose a las mujeres víctimas de violencia de género. «A través de los servicios de farmacia tenemos un potente aliado que nos va a servir de puerta de entrada y ayuda para poder atender a estas mujeres».

Por su parte, el presidente del Consejo, Antonio Mingorance, asegura en el escrito que la oficina de farmacia representa «un punto idóneo para esta primera atención a las mujeres que están sufriendo violencia de género en esta situación de confinamiento por el coronavirus« Lo es por su cercanía «física al ciudadano» y, en muchos casos, por la «cercanía afectiva» de la persona con su farmacéutico y farmacéutica de confianza, y «porque además el servicio farmacéutico se mantiene durante la crisis por ser un servicio sanitario esencial para la población».