La Asociación de la Prensa de Málaga se suma al comunicado difundido hoy por la Federación de Periodistas de España (FAPE) en el que muestra su condena y rechazo por la campaña de VOX contra los periodistas de Canal Sur a los que trasladamos todo nuestro apoyo.

A continuación reproducimos el comunicado de FAPE.

“MADRID, 23 DE ENERO DE 2020. La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) asume y respalda el comunicado emitido por la Asociación de la Prensa de Sevilla (APS) en el que denuncia, rechaza y considera intolerable la campaña de censura, amenaza, miedo y desprecio de Vox contra los medios de comunicación públicos (RTVE-A y RTVA) y, en especial, contra los periodistas de la Radio y Televisión de Andalucía (RTVA). Vox, como cualquier otro grupo político, económico o social, o como cualquier ciudadano, está en su pleno derecho a cuestionar un trabajo profesional, faltaría más; pero lo que es inadmisible es que pretenda eliminar la libertad de información y marcar cómo deben actuar los periodistas de los medios públicos andaluces, que son públicos y no propiedad de ningún partido político, esté en el gobierno o en la oposición.

Denigrar y amedrentar a los periodistas de Canal Sur Televisión y Radio, descalificando públicamente su profesionalidad, pretendiendo determinar qué deben decir y cómo hacerlo y anunciando medidas, sobrepasa los límites de toda crítica legítima y constituye una intromisión inadmisible en la labor de estos trabajadores de informar con veracidad y honestidad, por encima de intereses partidarios. La Radio y Televisión de Andalucía, una RTVA pública de verdad y nunca al servicio de instituciones y partidos, es totalmente necesaria.

La Asociación de la Prensa de Sevilla también hace un llamamiento y emplaza al director general de la RTVA, a los directores de Informativos de Canal Sur Televisión y Canal Sur Radio, al Consejo de Informativos de la RTVA, al Consejo de Administración de la RTVA, a los sindicatos y a los representantes de los trabajadores para que consensuen una respuesta conjunta y hagan una defensa pública de los profesionales de su empresa. La situación lo requiere. El silencio que mantienen es difícilmente entendible, y mucho menos justificable; el silencio les hace cómplices. Está en juego la profesionalidad y la dignidad de los periodistas de estos medios públicos, y también la de la propia Radio y Televisión de Andalucía, que Vox, hace solo unos meses, propuso cerrar, en contra de lo que establece el Estatuto de Autonomía de Andalucía”.