Asociación de la Prensa de Málaga

FAPE, FIP y RSF muestran su preocupación por la dramática situación de los periodistas afganos

MADRID 07.09.2021 | La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha mostrado su preocupación por la dramática situación y las dificultades que están viviendo los periodistas en Afganistán para poder desarrollar con libertad su tarea profesional, en especial las mujeres que se enfrentan a un régimen que no respeta sus derechos y que les impide trabajar.

La Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la que pertenece la FAPE, ha informado de que, al menos, 11 medios de comunicación se vieron obligados a cerrar cuando los talibanes tomaron el control de la provincia de Baghlan. Asimismo, el director del centro de información y medios de comunicación de Afganistán fue asesinado en Kabul. En otras zonas, el temor a la seguridad hace que muchos medios de comunicación reduzcan sus actividades.

Ya son más de 1.000 periodistas y trabajadores de los medios los que han perdido su empleo, señala la FIP, la mayor organización mundial de periodistas, con más de 600.000 profesionales de los medios afiliados de 187 sindicatos y asociaciones en más de 140 países.

La FIP está trabajando urgentemente con las organizaciones asociadas afganas AIJA y ANJU para proporcionar apoyo de emergencia a los periodistasreforzar las medidas de protección, buscar seguridad y, cuando sea necesario, facilitar que puedan abandonar el país. Asimismo ha creado un fondo especial dentro del Fondo de Seguridad de la Federación para canalizar más apoyo.

La FAPE se une a la campaña de solidaridad de la FIP con las y los periodistas afganos y respalda, además, el manifiesto que reconocidas periodistas y escritoras españolas han impulsado y en el que hacen un llamamiento urgente a la comunidad internacional para que se mantengan abiertas las fronteras de Afganistán y salgan del país todas las personas que lo deseen, en especial las mujeres que, por el simple hecho de serlo, “suman una crueldad intolerable y adicional a la que padecen los afganos de cualquier condición“. Las promotoras del llamamiento ‘Abrid las puertas a Afganistán y a las afganas’, Soledad Gallego-Díaz, Rosa Montero, Gabriela Cañas y Maruja Torres, presentaron el pasado 24 de agosto 120.000 firmas de apoyo ante el Parlamento Europeo.  

Las mujeres periodistas y activistas de los medios de comunicación siguen profundamente preocupadas por la difícil situación de las mujeres que trabajan en los medios de comunicación del país, así como de los periodistas de la minoría étnica hazara. Hay relatos de los medios que revelan la preocupación de las mujeres periodistas que sienten la necesidad de enterrar todos los logros de sus reportajes, así como otros reportes de mujeres periodistas de la televisión estatal suspendidas de sus funciones por tiempo indefinido.

El seguimiento de la FIP de la situación sobre el terreno, y a través de las numerosas solicitudes de apoyo de emergencia, revela el pánico y el miedo entre la comunidad de medios de Afganistán. Esto se ha contrastado con el valiente compromiso de informar de muchos periodistas que continúan documentando y evaluando la situación actual.

Con unas 40.000 personas tratando de huir del país, algunos activistas han pedido calma para permitir que se evalúen los casos críticos y se negocie el paso seguro. El 18 de agosto, el ejército estadounidense anunció que pronto llegarían 4.000 soldados adicionales al país y una política para extender su estancia más allá del 31 de agosto.

Mientras tanto, las afiliadas de la FIP de todo el mundo continúan enviando mensajes de solidaridad y apoyo a sus colegas en Afganistán en este momento.

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, se comprometió a mediados de agosto con Reporteros Sin Fronteras (RSF) a que “no habrá amenazas, ni represalias contra los periodistas”. Esta declaración de intenciones llega en un momento de gran preocupación por el futuro de los periodistas afganos y genera un escepticismo absoluto en la organización.

En Afganistán hay, al menos, 8 agencias de noticias, 52 canales de televisión, 165 emisoras de radio y 190 publicaciones (diarios, semanales, mensuales y de periodicidad variable). Según la última cifra de la Federación de Medios de Comunicación y Periodistas de Afganistán, hay 12.000 periodistas en el país. De ellos, el CPAWJ (Centro para la Protección de las Mujeres Periodistas Afganas, una iniciativa respaldada por RSF) confirma que 1.741 mujeres trabajan en los medios y 764 son periodistas profesionales de las tres provincias de Kabul, Herat y Balkh.

Afganistán ocupa el puesto 122 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF.