Asociación de la Prensa de Málaga

Juan Carlos Carballo, premio Patricio Estévanez de Tenerife

El homenajeado detacó el trabajo que desarrolló en su época en la Directiva de la Asociacion, cuando corrían tiempos difíciles para la organización

MÁLAGA APM/FAPE 18.11.2021| El periodista Juan Carlos Carballo Marrero (Santa Cruz de Tenerife, 1945) recibió este 11 de noviembre el premio Patricio Estévanez, instituido por la Asociación de Periodistas de Tenerife (APT) para reconocer una trayectoria profesional.

El acto de entrega tuvo lugar en la nueva sede social de la APT, ubicada en la calle San Francisco de la capital tinerfeña y fue abierto por el presidente de la Asociación, Salvador García Llanos, que dio pasó a la intervención de Eliseo Izquierdo, también ganador del Patricio Estévanez.

Izquierdo hizo un repaso de la trayectoria profesional de Carballo, arrancando en sus inicios, hace medio siglo. Recordó sus primeros pasos en Jornada, allá por 1965, cuando, dijo, “Juan Carlos ya manejaba los trastos del periodismo”, en referencia a su capacidad de aprendizaje, lo que le llevaría años más tarde a ser nombrado redactor jefe de dicho medio. “Contribuyó a hacer de Jornada un periódico de referencia”, recalcó.

Eliseo Izquierdo se detuvo igualmente en el paso de Carballo por la junta directiva de la APT, a la que “prestó impagables servicios”. Para finalizar, dijo del premiado que era reconocida su “prudencia, tranquilidad y capacidad para guardar la calma”.

Seguidamente, Salvador García leyó unas palabras del periodista tinerfeño Juan Cruz Ruiz, que no pudo asistir al homenaje, pero que señaló sobre el homenajeado que “en la redacción, donde siempre estaba de pie, Juan Carlos Carballo era un hombre, joven entonces, que miraba cualquier cosa que se movía como si fuera a dar cuenta de ello al ser superior del periodismo, la crónica”.

“Llevaba siempre en la mano un fajo de pruebas de imprenta que sostenía como quien domina las travesuras de un perro inquieto. Con ese cargamento iba y venía, de la redacción al taller, y de ese viaje traía, invariablemente, una historia que nos contaba con pocas palabras, circunspecto pero risueño”.

Juan Carlos Carballo tomó la palabra para agradecer el galardón, indicando inicialmente la satisfacción que sentía por “el trabajo que me tocó hacer en la APT”, recordando las dificultades que vivía la Asociación cuando Jorge Bethencourt llegó a la presidencia.

Carballo hizo un llamamiento para que “los periodistas hagamos fuertes nuestra Asociación. Debemos convencer a los que están fuera de ella que éste es su lugar. La unión hace la fuerza. Nadie nos va a defender si no lo hacemos nosotros”.

De su trayectoria profesional dijo que “llegué al periodismo en paracaídas”, rememorando sus inicios de “traslados en guagua para cubrir partidos de Primera Regional, partidos de fútbol que se jugaban en campos de tierra”.

“El periodista siempre está de servicio”, dijo en otro momento de su intervención, reconociendo seguidamente que “si volviese a nacer, haría lo mismo”.

Salvador García Llanos cerró el acto resaltando en su intervención que “a Carballo le conocimos cuando la vocación ya había entrado en vía circulatoria. Aquellos tiempos de Aire Libre y Jornada Deportiva. Leímos infinidad de crónicas suyas, algunas tomadas telefónicamente: tiempos heroicos de la información deportiva, labrada en modestos campos de tierra, difíciles de sobrellevar en invierno y difícilmente soportables cuando el calor apretaba. Y cuando algún entrenador cabreado o molesto por lo que se había escrito en la última publicación se resistía a facilitar la alineación”.

Cabe destacar la presencia en el acto del subdelegado del Gobierno, Jesús Javier Plata; y el teniente de alcalde y concejal de Infraestructuras Proyectos Urbanos y Patrimonio del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, Dámaso Arteaga.

TRAYECTORIA

Juan Carlos Carballo dio sus primeros pasos periodísticos en el desaparecido bisemanario Jornada Deportiva. En 1969 se incorporó al periódico El Día, en el que permaneció once años. En 1980 fue contratado por la Agencia Efe, con la que ya colaboraba como corresponsal en Santa Cruz de Tenerife.

Tras cinco años de redactor, fue nombrado delegado de dicha agencia en Santa Cruz de Tenerife, cargo que desempeñó en dos etapas durante ocho años, y en medio fue delegado en Canarias durante diez años. En Efe permaneció durante veintitrés años hasta su prejubilación, en marzo de 2003.

Durante su etapa en los periódicos, colaboró con las emisoras Radio Popular de Güímar, embrión de lo que es hoy la Cadena Cope en Tenerife, así como en Radio Club Tenerife. También escribió en las revistas Canarias 80, Sansofé y Canarias Motor.