Asociación de la Prensa de Málaga

‘La infancia vulnerable en los medios de comunicación’, nuevo informe de Aldeas Infantiles

MÁLAGA 03.11.21 | FAPE/APM El pasado 27 de octubre tuvo lugar la presentación del informa ‘La infancia vulnerable en los medios de comunicación’. Los periodistas juegan un rol clave al visibilizar las vulneraciones de derechos de la infancia durante la pandemia. Y, en este sentido, se hizo un reconocimiento ‘al esfuerzo de los profesionales por hacer visible la difícil situación de muchos niños y niñas’, destacó Nemesio Rodríguez, presidente de la FAPE.

El 83 % de las noticias analizadas han hecho un tratamiento positivo de la información sobre infancia, un 8 % neutro y un 9 % negativo. La prensa española obtiene una nota media final de 4,24 sobre 5, avanzando 36 décimas con respecto al año anterior. Las imágenes continúan, en ocasiones, permitiendo la identificación de los niños y las niñas. Su puntuación es de un 3,7 sobre 5.

Los medios han actuado como altavoz ante las injusticias y han tenido un importante papel en la denuncia de las violaciones de los derechos de la infancia durante el año marcado por la pandemia. Así se desprende del informe ‘La infancia vulnerable en los medios de comunicación’, elaborado por Aldeas Infantiles SOS en colaboración con la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y el Consejo General de la Abogacía Española. Por sexto año consecutivo, este estudio analiza, con un enfoque de derechos, el tratamiento de la información que tiene a niños, niñas y adolescentes como protagonistas. En 2020, la valoración media de las noticias ha sido de 4,24 sobre 5, por encima del 3,88 de 2019.

En el informe se analizan, con afán constructivo, una selección de 100 noticias sobre infancia y adolescencia de las 47.099 publicadas en 2020 en prensa y medios digitales. En su elaboración participan periodistas especializados en información social e infancia y abogadas de familia. Además de valorar el titular, el cuerpo y las imágenes que acompañan a la información, cada año se presta especial atención a tres criterios extraídos del Código ético periodístico para la infancia vulnerable que en 2014 elaboraron Aldeas Infantiles SOS y la FAPE con el propósito de apoyar a los profesionales en el trabajo de elaborar noticias rigurosas y respetuosas con niños, niñas y adolescentes.

Los criterios escogidos este año han sido: denunciar las vulneraciones de los derechos de la infancia y las injusticias de las que es objeto; evitar referencias al niño, niña o a su familia por su procedencia o religión; y omitir datos que permitan identificar a un niño o niña en situación de vulnerabilidad, como pueden ser aquellos que están bajo el sistema de protección.

El análisis arroja una nota media de 4,24 sobre 5, una mejora sustancial con respecto a la obtenida en el informe anterior, de 3,88 sobre 5. Este resultado se debe a un avance en los parámetros generales (titular, cuerpo e imagen), así como a las buenas valoraciones de los tres criterios específicos, entre los que destaca la denuncia de las injusticias, con un4,72 sobre 5.

“La infancia que partía de una situación de vulnerabilidad ha sido el colectivo más afectado por la crisis socioeconómica generado por la pandemia, y los medios de comunicación han desempeñado un rol clave al dar visibilidad a esta realidad y denunciar violaciones de sus derechos”, asegura Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS. En este sentido, la COVID-19 y el confinamiento fueron los temas estrella de las noticias protagonizadas por la infancia en 2020. La pobreza en todas sus formas, la desigualdad, la brecha educativa y digital y la violencia contra la infancia estuvieron muy presentes en las páginas de Sociedad.

La peor puntuación la reciben las imágenes, con un 3,7 sobre 5, en las que en ocasiones se sigue identificando a niños, niñas y adolescentes. “Parece existir cierta confusión en torno al uso de imágenes y las noticias tienden a mostrar los rostros de los niños y las niñas si estas tienen un tono positivo, cuando es preciso preservar su intimidad independientemente del contenido que se esté tratando”, puntualiza Mónica Revilla, directora de Comunicación de Aldeas Infantiles SOS.

El análisis concluye que, si bien queda trabajo por hacer, se percibe un esfuerzo por parte de la profesión periodística por elaborar informaciones documentadas, rigurosas, respetuosas con los derechos de la infancia y reivindicativas cuando estos no se cumplen. Un 83 % de las noticias analizadas han dado un tratamiento positivo a la información, un 8 % neutro y un 9 % negativo.