Foto 1 Gdansk

GDANSK (POLONIA), 19/02/2018 | FAPE.- El comité directivo de la Federación Europea de Periodistas (EFJ) denunció los pasados días en Gdansk (norte de Polonia) la grave situación por la que atraviesan los periodistas y medios de comunicación de aquel país, sobre todo desde la publicación de la Ley de los Medios Públicos, en vigor desde 2016. Esta iniciativa provocó despidos masivos de periodistas (450, sólo en la televisión pública), destituciones y dimisiones de cargos directivos, estrangulamiento de medios públicos y privados con multas astronómicas, y trabas permanentes a los periodistas críticos. Esta situación también se da en el ámbito judicial. El panorama es tan alarmante que la Unión Europea activó por vez primera el Art.7 del Tratado de la Unión para salvaguardar el Estado de derecho y abrió un expediente que puede llevar a Polonia a perder sus derechos de voto en la UE.

La misión de periodistas europeos estuvo encabezada por el presidente de la EFJ, el danés Mogens Blicher, y contó con delegados de siete países de la UE, entre ellos el español Luís Menéndez, representante internacional de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE). El comité visitó y entró en contacto con el periódico Gazeta Wysorcza, uno de los más perseguidos, junto con Polytika o Newsweek Polska, por el gobierno del PiS (Ley y Justicia) presidido por Mateusz Morawiecki, con cierres y amenazas sistemáticas. El Gobierno de Varsovia alega, básicamente, que la crítica en los medios es «antipatriota» e insta a la «repolonización» de los valores del país. La Gazeta Wysorcza es uno de los medios históricos con gran difusión y credibilidad profesional. En Gazeta trabajaron conocidos periodistas polacos como Adam Michnik y el propio Ryszard Kapuscinski. Los miembros de la EFJ mantuvieron también contactos con los representantes de las tres asociaciones profesionales polacas, el SDP, el SDPR, y el TS, con quienes se analizó con detalle la situación y se pusieron de manifiesto las divergencias entre los propios periodistas.

El comité de la EFJ publicó finalmente un statment (declaración oficial) dirigida al gobierno polaco así como a la opinión pública europea en el que se insta al «cese de la actual situación de represión contra los periodistas y medios polacos, y a la apertura de vías de comunicación para la normalización democrática, bajo los standares y principios europeos, para que la situación se revierta cuanto antes».

Por último, los delegados europeos asistieron a la conferencia internacional «Free European Media» organizada por la UE y diversas instancias profesionales –entre ellas la EFJ- en la que se puso de manifiesto la delicada situación polaca para la prensa y la justicia. Así, también se trasladó esta preocupación a uno de los invitados más esperados, el premio Nobel de la Paz y líder del movimiento Solidaridad, Lech Walesa.