La FAPE y la FIP condenan los asesinatos de dos reporteros en Brasil y Guatemala

FAPE | La Federación de Asociaciones de Periodistas (FAPE) se une a la Federación Internacional de Periodistas (FIP), a la que pertenece, en la condena de los recientes asesinatos del reportero brasileño Edney Menezes, acribillado en Mato Grosso, y del comunicador guatemalteco Mario Arturo Ortega, asesinado a tiros en su casa de Escuintla.

Ambas federaciones exigen que los responsables de investigar e impartir justicia en Brasil y Guatemala den con los autores materiales e intelectuales de estos crímenes y protejan a los familiares y colegas de los fallecidos. Recuerdan que la impunidad es un mensaje peligroso para el resto de los periodistas que ejercen su trabajo en estos países y una degradación para la vida democrática.

El periodista Edney Menezes, que trabajaba para TV Miragem, se desplazaba en su auto en el Estado de Mato Grosso, el pasado 15 de noviembre, cuando dos personas a bordo de una motocicleta se acercaron y le dispararon.

La Federación Nacional de Periodistas de Brasil (FENAJ), afiliada a la FIP, en un comunicado al respecto, ha exigido que las autoridades competentes investiguen sin demora el caso, con la identificación de los responsables. “Destacamos que el delito tiene características de ejecución y que es necesario priorizar la investigación de su probable relación con la práctica profesional”, aseguraron desde la organización.

Asimismo, la entidad lamentó cómo “crece el número de casos de violencia contra periodistas en Brasil, con agresiones físicas y verbales, amenazas, intentos de intimidación, llegando a la violencia extrema que son los asesinatos”. “Reafirmamos que esta violencia nunca es contra el profesional en forma individual, sino contra la libertad de prensa y el derecho de los ciudadanos a la información periodística”.

Por otra parte, en Guatemala se informó el pasado sábado, 14 de noviembre, del asesinato de Mario Arturo Ortega, propietario del canal de televisión San José Total, acribillado por desconocidos en las inmediaciones de su casa. Según las primeras investigaciones, Ortega habría sido extorsionado por dinero durante los días previos a su asesinato.

A este respecto, el reportero y miembro fundador de la organización Periodistas Unidos, Rony Véliz, expresó la posición del colectivo ante este ataque: “Periodistas Unidos condena el vil asesinato del colega Mario Ortega, quien fue víctima de un atentado cuando se negó a pagar una extorsión de una mara que opera en la Costa Sur. Exigimos al Gobierno que investigue este asesinato y dé con los responsables del mismo”.

También sobre este caso, la Asociación de Periodistas de Guatemala afirmó en un comunicado: “Ortega murió enarbolando la bandera de la libertad de expresión y la libertad de informar, derecho y atributo irrenunciable del ejercicio periodístico”.

En la misma línea, la organización exigió a “la Fiscalía de delitos contra periodistas, a la fiscal general y al Ministerio de Gobernación, que se investigue este sanguinario crimen hasta capturar, juzgar y llevar a prisión a los responsables”.