fape aldeas infantiles

MADRID, 12/12/2017 | FAPE.- La prensa española cuida especialmente las informaciones en las que los menores son protagonistas; sin embargo, los expertos recuerdan que hay que seguir apelando al rigor periodístico y a la ética profesional para que cada vez menos noticias vulneren los derechos del niño. Son las conclusiones del informe La infancia vulnerable en los medios de comunicación. Fuentes contrastadas y rigor informativo, que por tercer año consecutivo analiza el tratamiento que hacen los medios sobre la infancia vulnerable. El estudio ha sido presentado el 12 de diciembre, en la sede del Centro Internacional de Prensa de Madrid, por Aldeas Infantiles SOS, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y el Consejo General de la Abogacía Española.

Según el estudio, el 72% de las noticias hacen un tratamiento positivo de la infancia, un 24% negativo y un 4% neutro. La redacción de titulares ha sido el apartado analizado con una nota más alta, llegando al notable, mientras que las ilustraciones y fotografías han obtenido una puntuación que no supera el bien. La nota media es de 3,63, en una escala del 1 al 5, tres décimas más que en el informe de 2016.

Puede concluirse, por tanto, que la prensa española es especialmente cuidadosa con las informaciones en las que los menores son protagonistas. Sin embargo, aunque la nota media roza el notable, el informe nos recuerda que «hay que seguir poniendo el foco en esos versos sueltos que continúan sin respetar la intimidad y la imagen de los niños», ya que, según indica, «una mala información en la infancia puede traer consecuencias personales a ese menor cuando sea adulto, comprometiendo su futuro».

100 NOTICIAS OBJETO DE ANÁLISIS

Para elaborar este informe, se recopilaron 9.600 noticias sobre infancia publicadas en prensa nacional impresa y digital entre julio de 2016 y junio de 2017. De ellas se realizó una primera selección de 500 y, de estas, 100 fueron objeto de un análisis más exhaustivo por parte de los expertos participantes, entre los que se encuentran las periodistas especializadas en información social Pilar González y Karmen Garrido.

Para la valoración de estas noticias, los expertos tuvieron en cuenta el respeto a la identidad de los niños, que siempre debe ser protegida; la aparición de datos que permitan identificar a los menores o a sus familias, especialmente cuando se encuentran en una situación vulnerable; así como el manejo que se hace de las fuentes de información y de si estas están bien contrastadas y gozan de fiabilidad.

A la presentación han asistido el presidente de Aldeas Infantiles SOS, Pedro Puig; la presidenta de la FAPE, Elsa González; la abogada de Familia María Giráldez, en representación del Consejo General de la Abogacía Española; y las periodistas expertas en información social que han participado en el estudio Pilar González y Karmen Garrido.

Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS, demanda a los periodistas su colaboración, «necesaria para el progreso de nuestra sociedad», y señala a los medios de comunicación como «un excelente aliado en la protección de la infancia y en la imagen que se proyecta de ella».

La presidenta de la FAPE, Elsa González, asegura que «la formación ética es, seguramente, la enseñanza más útil que debe transmitir la Universidad a los futuros periodistas» y señala que «la información es un derecho del ciudadano y, por eso, debe demandar dignidad para quien no puede ejercer su derecho, en este caso el mundo infantil».

La abogada de Familia María Giráldez, representante del Consejo General de la Abogacía Española, indica que «inculcando los valores de protección de la propia imagen e intimidad del menor desde la educación, pero también desde el derecho del menor a verse protegido, lograremos, a medio plazo, que la sociedad y los medios preserven el respeto a la infancia vulnerable en los medios de comunicación».

Pilar González, periodista de la Agencia EFE y participante en el estudio, ha subrayado que, «en esta tarea de hacer un mejor periodismo es necesario manejar bien las fuentes, porque son la base de la noticia». En ese sentido, ha explicado que para que una notica sea una buena noticia, «es indispensable que cuente con fuentes bien contrastadas y fiables».

Por último, Karmen Garrido, ha puesto el acento en el respeto a los menores después de la muerte: «En ocasiones parece existir cierta laxitud a la hora de respetar el derecho a la memoria digna en aquellas informaciones que tratan sobre menores fallecidos; sin embargo, la muerte no nos libera de la responsabilidad de mantener el anonimato del menor, de cuidar la total ocultación de su imagen y de eliminar cualquier dato que permita su identificación».

La colaboración entre Aldeas y la FAPE comenzó en 2014 con la publicación del Código ético periodístico para la infancia vulnerable, que incluye recomendaciones para que los profesionales de la información puedan elaborar sus noticias con rigor y respeto hacia los menores. Fruto de esta colaboración surgió la necesidad de iniciar un trabajo de análisis que permitiera saber en qué medida los periodistas hacían prevalecer los derechos del niño en sus informaciones. Análisis al que se sumó, en 2016, el Consejo General de la Abogacía Española, que aporta su experiencia y conocimiento para clarificar el marco legislativo y las consecuencias legales que acarrea la vulneración de los derechos de la infancia y sus familias en las informaciones. El informe presentado es el tercero que Aldeas y la FAPE elaboran desde el inicio de su colaboración.

SOBRE ALDEAS INFANTILES SOS

Aldeas Infantiles SOS, presente en España desde 1967, es una organización internacional, privada, de ayuda a la infancia, sin ánimo de lucro, interconfesional e independiente de toda orientación política. Su Majestad el Rey don Felipe de Borbón ostenta su Presidencia de Honor. Se fundó en 1949 en Imst (Austria) y hoy está presente en 134 países. En 2016 fue galardonada con el Premio Princesa de Asturias de la Concordia.

Su misión es atender a niños y jóvenes que se encuentran en situación de vulnerabilidad, impulsando su desarrollo y autonomía mediante el acogimiento en entornos familiares protectores y el fortalecimiento de sus redes familiares, sociales y comunitarias. Trabaja para fortalecer a las familias vulnerables, de modo que puedan atender adecuadamente a sus hijos; protege a los niños que se han visto privados del cuidado parental, a los que brinda un entorno familiar protector en el que puedan crecer sintiéndose queridos y respetados, y acompaña a los jóvenes en su proceso de maduración e independencia.

Más información en www.aldeasinfantiles.es.