Pilar Iglesias: «La represión a las mujeres durante el franquismo no diferencia entre delito y pecado»

La filóloga ha mantenido un encuentro online con la Asamblea de Mujeres Periodistas y Comunicadoras de la Asociación de la Prensa de Málaga donde ha presentado su libro 'Políticas de represión y punición de las mujeres. Las lavanderías de la Magdalena de Irlanda y el Patronato de Protección a la Mujer de España'

 

MÁLAGA 25.05.2022 | La filóloga Pilar Iglesias Aparicio ha mantenido un encuentro online con la Asamblea de Mujeres Periodistas y Comunicadoras de la Asociación de la Prensa de Málaga donde ha presentado su libro ‘Políticas de represión y punición de las mujeres. Las lavanderías de la Magdalena de Irlanda y el Patronato de Protección a la Mujer de España’ basado en el trabajo con el que la autora obtuvo el Primer Premio Kate O’Brien del Aula María Zambrano de Estudios Transatlánticos de la Universidad de Málaga en marzo de 2021. «Este libro es mi granito de arena para que se investigue y se repare la represión de las mujeres que han pasado por el Patronato hasta 1985 en el que se sufrieron una total violación de los derechos humanos. Esta represión durante el Franquismo no diferenciaba entre delito y pecado. A las mujeres se les consideraba penitentes y pecadoras así que el castigo, además de físico, siempre pasaba por el aislamiento y el proceso de reconversión al ‘buen camino’. Cabría preguntarse si no se repite también en el presente».

Según ha explicado Iglesias, su libro es un estudio comparativo en que se analizan desde una epistemología feminista, las políticas de represión aplicadas a las mujeres y las niñas en Irlanda y en España a lo largo del siglo XX y más concretamente en los establecimientos conocidos como conventos lavanderías de la Magdalena en Irlanda, entre 1922 y 1996, y los centros del Patronato de Protección a la Mujer en España, desde 1941 a 1985. A lo largo del siglo XX, entre 1922 y 1996, aproximadamente 30 000 mujeres de entre 9 y 89 años, pasaron por las lavanderías de la Magdalena en Irlanda. Un tercio de ellas estuvieron recluidas tan solo unos meses. Miles permanecieron durante años; algunas fueron ingresadas varias veces, y otras no salieron jamás y murieron en la institución. El 6 de noviembre de 1941, se aprobó en España el Decreto de reorganización del Patronato de Protección a la Mujer, (que estaría en funcionamiento hasta 1985), al tiempo que se publicaba el Decreto de creación de las Prisiones para mujeres «caídas».

En su libro revela que tanto en las Lavanderías de la Magdalena como en los centros del Patronato de Protección a la Mujer, las mujeres sufrieron una total violación de sus derechos humanos. Fueron detenidas por comportamientos considerados inmorales y sometidas a vigilancia permanente, incomunicación y aislamiento del exterior. Se les impuso una férrea disciplina y un trato vejatorio, con humillaciones, castigos físicos y condiciones durísimas de vida, así como la obligación de realizar trabajos, especialmente extenuantes en el caso de las lavanderías de la Magdalena, en condiciones de absoluta explotación. Miles de jóvenes embarazadas sufrieron el «robo de la maternidad», al someterlas a presión máxima para obligarlas a ceder a sus hijas/os en adopción desde su ingreso en la institución o, procediendo directamente al robo de las y los bebés, bajo el pretexto de haber nacido muertos o haber fallecido inmediatamente después del parto.

Se trata, tanto en Irlanda como en España, de la aplicación de unas políticas específicas de represión y punición que atraviesan el cuerpo, la sexualidad, la vida, de las mujeres y las niñas según ha apuntado su autora. Políticas basadas en el cruce de tres sistemas de poder: el sistema patriarcal androcéntrico y su política sexual que castiga en las mujeres toda real o supuesta libertad sexual, mientras no solo la tolera, sino que la fomenta en los varones; el poder de la Iglesia Católica, a cuyo cargo estaba todo este aparato de control, represión y castigo de las mujeres; y el poder de los Estados, el Estado Libre Irlandés y la Dictadura franquista y su nacionalcatolicismo, que obtienen beneficios políticos y económicos de su absoluta complicidad con la Iglesia Católica, explícita en el caso franquista, más sutil en el caso irlandés.

La autora busca con su último libro «visibilizar» los sistemas de poder subyacentes en estas prácticas que se dieron en España e Irlanda con modelos de estado muy diferentes. Según Pilar Iglesias, «aunque la alianza Estado e Iglesia» se da en ambos países, hay una «diferencia radical». «Mientras en Irlanda se constituyó una comisión de investigación estatal y se ha puesto en marcha esquemas de reparación, en España queda mucho por hacer,  aún desconocemos el número de mujeres que han pasado por el Patronato y no se ha iniciado una investigación académica ni un proceso de sensibilización de la sociedad», apunta.

LA INVITADA

Pilar Iglesias Aparicio es licenciada en Filología Inglesa por la Universidad Complutense de Madrid, Doctora en Filología Inglesa por la Universidad de Málaga y Diplomada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada. Ha desarrollado su carrera profesional como Catedrática de Lengua Inglesa en Enseñanza Secundaria en la ciudad de Málaga donde reside. En el primer cuatrimestre del curso 2002-2003 participó en un intercambio de profesorado de lenguas extranjeras, lo que la llevó a residir y ejercer como docente en la ciudad de Derry (Irlanda del Norte), estableciendo un fuerte vínculo emocional con Irlanda. Asimismo, ejerció como Asesora Lingüística de la Consejería de Educación de la Embajada de España en Brasil entre enero de 2006 y agosto de 2008, otra experiencia que reforzó aún más, sus vínculos intelectuales y afectivos con América Latina.

Ha participado en diferentes congresos universitarios y mesas redondas, e impartido numerosas ponencias y talleres sobre temas relacionados con los derechos de las mujeres, la historia del feminismo, el enfoque feminista en el abordaje de la salud, la visión de la mujer en la construcción científico-médica, las pioneras de la medicina moderna, feminismo y literatura, etc. Entre sus publicaciones, destacan su tesis doctoral, Mujer y Salud: Las Escuelas de Medicina de Mujeres de Londres y Edimburgo publicada en 2012; tres libros de relatos y poemas, también construidos desde una mirada feminista y firmados con el seudónimo Elisabeth: Mujeres a la búsqueda de la libertad (2013); La decisión: historias de amor con mirada violeta (2016) y Palabras violeta (2017); el trabajo de recopilación de relatos de autoría femenina (y feminista) con actividades para utilizar en coeducación, Palabras de Mujeres. Textos literarios para trabajar en coeducación (2009); y numerosos artículos sobre el acceso de las mujeres al estudio y práctica de la medicina moderna y su aportación a la deconstrucción de la misoginia del discurso científico médico; crítica literaria feminista de autoras españolas y latinoamericanas de los siglos XX y XXI; uso no sexista del lenguaje; feminismo y microviolencias, etc.