¿Saben los jóvenes utilizar las redes sociales?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Taller Prensa en Mi Mochila en Almogía.

Encabezan la generación Alfa, la primera nativa digital al 100%, y están acostumbrados a ver el mundo a través de la pantalla de sus teléfonos inteligentes con los que viven conectados de forma permanente a internet y las redes sociales. Aunque se les presupone un dominio del entorno digital, todavía sorprende la gran cantidad de adolescentes que realiza un uso poco responsable de las nuevas tecnologías. 

Muchos alumnos participantes en los talleres Prensa en mi Mochila, organizados por la Asociación de la Prensa de Málaga (APM), con la colaboración de la Fundación “la Caixa”, Caixabank y la Diputación Provincial, confiesan aceptar solicitudes de amistad de personas desconocidas, haber sido víctimas de grooming (acoso sexual online por parte de adultos con perfiles falsos) y mantener sus perfiles públicos en las redes sociales (todo el mundo tiene acceso a sus publicaciones) con el conocimiento de sus propios padres. Esta preocupante realidad hace indispensable nuestro proyecto de alfabetización mediática para concienciar al alumnado de la importancia de utilizar los medios digitales de forma responsable y alertar de los peligros que conlleva su mal uso o desconocimiento.  

Para lograr una escucha activa por parte de los estudiantes y evitar su rechazo, la sesión sobre redes sociales (una de las cuatro en las que se divide el taller) se centra en acercarlos a la realidad hablando su lenguaje, reflexionando sobre los posibles peligros del mal uso y abuso de las redes sociales pero también sobre sus innumerables ventajas. Se plantean así delitos como el ya citado grooming, el ciberacoso, la suplantación de la identidad, el sexting (envío voluntario de imágenes y vídeos propios de contenido sexual) y el happy slapping o “bofetada feliz” (grabación de agresiones para subirlas a internet), entre otros. Además, se aborda el componente psicológico y emocional que conlleva publicar sus vidas en las redes sin respetar la privacidad.  

De este modo, se crea un entorno óptimo que favorece el aprendizaje significativo, donde el alumnado plantea a nuestros periodistas casos reales y dudas que quizá por miedo o vergüenza no son capaces de compartir con sus adultos de referencia. 

Beatriz Herrera, docente Prensa en Mi Mochila