Periódicos y revistas incluidos por primera vez en el pago por propiedad intelectual

La Asociación de Medios de Información, satisfecha con que se elimine la discriminación histórica de la prensa y las revistas en materia de copia privada y se cumpla así la normativa europea

MÁLAGA, 07.09.2022 | AMI, la Asociación de Medios de Información, que representa a más de 90 medios de información españoles, ha mostrado su satisfacción ante el proyecto de Real Decreto por el que se establece la relación de equipos, aparatos y soportes materiales sujetos al pago de la compensación equitativa por copia privada, prevista en el artículo 25 del texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, las cantidades aplicables a cada uno de ellos y la distribución entre las distintas modalidades de reproducción. Esta regulación establece la compensación para los titulares de derechos por la copia privada de sus obras. Por primera vez incluirá a los periódicos, revistas y partituras entre las obras objeto de compensación por la realización de copia privada. De esta forma, se equipara la situación de la prensa y las revistas con el resto de Europa.

“Se trata de una muy buena noticia para los medios de información y era una asignatura pendiente que tenía el legislador, puesto que existía una clara discriminación entre la protección que la mayoría de los países europeos otorgaban a periódicos, revistas y partituras y la protección otorgada en España”, explica Irene Lanzaco, directora general de AMI.

Para AMI, este Real Decreto fortalecerá un sistema de propiedad intelectual “justo y equitativo” y pondrá fin a una “discriminación injustificada que sufría el sector de la prensa como titulares de derechos”. En paralelo, contribuye “a la sostenibilidad del sector de los medios de información, fundamental para que los ciudadanos puedan ejercer su derecho de información”.

A partir de la aprobación de este Real Decreto, además de autores, editores de libros, productores y artistas, también serán compensados por la copia privada de sus obras los titulares de derechos de periódicos, revistas y partituras, garantizando una remuneración compensatoria por el perjuicio que ocasiona la copia privada de sus obras.

Para los ciudadanos, la puesta en marcha de esta iniciativa regulatoria facilita una oferta informativa escrita y sostenible, y permite construir una sociedad más responsable con el mundo de la información.